Guía para prevenir accidentes de tránsito en jóvenes

JÓVENES. Recomendaciones para prevenir accidentes de tránsito.

Si bien dicen que la juventud se lleva en el alma y no en los años vividos, lo cierto es que este periodo está comprendido desde los 19 años hasta los 25. Comienza con la culminación de la infancia, y pasada la etapa de la adolescencia temprana, a pesar de que cronológicamente serían los rangos más aceptados, existen culturas y sociedades que pueden llegar a variar las edades correspondientes a cada periodo.

¿Qué es la juventud?

Es el período de la vida de la persona comprendido entre la infancia y la madurez. El concepto de juventud hace referencia directa a lo que entendemos como vigor, vitalidad, fuerza y frescura que pueden ser percibidas en las personas, por ello, en algunas sociedades se considera, que es joven todo aquel que representa estas características más que por la edad que posee cada periodo de vida en los seres humanos.

Si bien es cierto que la etapa de la adolescencia representa todo un universo de cambios significativos en el interior del cuerpo de una persona, llegada a la juventud, es cuando más problemas de índole médica se suelen presentar. Es más común que las personas que asistan a un odontólogo tengan edades comprendidas de 19 a 25 años, de igual forma, a los ginecólogos, dermatólogos, el consumo de drogas, incluyendo el alcohol y los cigarrillos, también poseen un alto índice de jóvenes dependientes.

Aunque no en todos los países las estadísticas son similares a las anteriormente mencionadas, es una generalidad a nivel mundial, de igual forma, las enfermedades de transmisión sexual han tomado el control en esta población e incluso, en edades pertenecientes a la adolescencia.

Características de la juventud

  • Identidad: Una vez alcanzada la juventud, la identidad sexual comienza a tomar mayor fuerza en la percepción de la persona, se comienza a saber con mayor claridad que se quiere y que inclinación es la que más le hace sentir conforme consigo mismo.
  • Consolidación de la personalidad: Al igual que la sexualidad, los jóvenes logran consolidar su personalidad, quedándose con aquellos aspectos que mejor le representen. Si bien es cierto que el ser humano es de naturaleza cambiante, en la juventud, se logra podar la mayoría de dudas y variaciones, dando una sola dirección al producto que se mostrará al mundo.
  • Etapas emocionales: En la adolescencia las hermanas juegan un papel importante en las emociones de las personas, sin embargo, llegado a la juventud, las emociones se tornan un asunto mucho más serio, ya que suelen ser señaladores directos de traumas no superados o problemas estancados que conducen a estados depresivos.
  • Vida familiar: Los jóvenes son los que, según algunos médicos u científicos, señalan como los más preparados orgánicamente, para producir vida en las mejores condiciones, esta eta va muy relacionada con la adultez. Tanto el cuerpo de la mujer como la del hombre, se encuentran en su tope máximo de fertilidad.
  • Revoluciones: Los jóvenes son los que, en línea general, suelen formas las revoluciones contra los sistemas que vayan en contra de sus creencias u opiniones, dejando en claro la posición que tienen a cerca de algún tipo de normativa o mandato por parte de un órgano judicial especifico o el mismo gobierno.
  • Cambios sociales: Es en la juventud donde se forman los más fuertes y duraderos lazos de amistad, dejando a un lado, las amistades de la infancia o adolescencia o por el contrario, fortaleciendo la unión, también se define un grupo social al cual pertenecer y posiblemente, en el que se pase la mayor parte de la vida.

¿Y en materia de accidentes?

En nuestro país, los accidentes viales son la primera causa de muerte en niños entre 5 y 14 años y la segunda causa entre jóvenes de 15 a 29 años de edad. En el caso de los accidentes en los que se ven involucrados jóvenes, ocurren principalmente en fin de semana, principalmente de jueves y domingo de madrugada, al regresar de alguna actividad recreativa.

Factores que influyen en las causas por las que los jóvenes tienen un mayor índice de accidentes:

  • Experiencia: la implicación de conductores inexpertos en accidentes de tráfico es menor en la medida que sube la edad a la que se les autoriza a conducir solos. Aprender a conducir bien requiere tiempo y se necesita mucha práctica para llegar a ser buen conductor.
  • Sexo: los jóvenes varones sufren más accidentes mortales que las mujeres porque conducen más. Asimismo, los varones tienen una mayor tendencia a sumir riesgos y buscar nuevas sensaciones, lo que contribuye a que incurran en comportamientos peligrosos.

¿Qué hacer para evitar los accidentes?

La solución a los accidentes de los jóvenes no es fácil, pero existen algunas medidas que pueden ayudar a reducir la tasa de accidentalidad:

  • Mejorar la información: es importante que las y los jóvenes conozcan las causas y consecuencias de los accidentes.
  • Educar desde la infancia: la información vial en los colegios puede ayudar mucho a formar a los nuevos conductores; fomenta la educación vial en tus hijos y conviértete en un ejemplo.
  • Fijar un límite cero para la tasa de alcohol en la sangre de los conductores novatos: enseña a tus hijos que la única tasa de alcoholemia segura para conducir es cero.
  • Cuando se va a consumir bebidas alcohólicas, designar a un conductor que no ingiera alcohol.

La hora de manejar para los jóvenes

Las y los jóvenes solo deben manejar cuando han adquirido ciertas responsabilidades y conocimientos. Esto es cuando tengan madurez y sean capaces de entender y responder por las consecuencias de sus actos.

La recomendación más responsable es que las y los jóvenes aprendan a manejar con profesionales en autoescuelas. No dejes la formación vial de tus hijos en manos de cualquiera y considera que deben cumplir con las normativas vigentes, que se encuentran en modificación constante. Por ello, la mejor opción es aprender en una escuela de manejo, tomando en cuenta la calidad y el profesionalismo.

Recomendaciones para cuando obtengan la autorización para manejar

  • Los dos primeros años deben ir acompañados de un adulto que tenga varios años de experiencia.
  • Evitar que en los primeros seis meses conduzca de noche.
  • Si sospechas que tu hijo o hija podría manejar de manera temeraria o a velocidades inadecuadas, suspende inmediatamente el permiso del uso del automóvil y además muéstrale las consecuencias de dichas conductas.

Factores y conductas de riesgo

  • Los hombres tienen cuatro veces más accidentes que las mujeres.
  • Los jóvenes que viajan acompañados por sus amigos incrementan los riesgos de tener un accidente.
  • Por la noche, cuando las calles están más vacías, los jóvenes se ven tentados a conducir más rápido.
  • Jugar carreras y arrancones.
  • Beber y conducir.

Consejos a los papás

  • No es muy recomendable que jóvenes conduzcan vehículos todo terreno, pues una posición más alta se presta a conductas de prepotencia y en caso de accidente, puede haber volcaduras.
  • El mejor vehículo para un joven es un sedán, sin altas pretensiones ni aspecto deportivo, así como con una buena seguridad activa y pasiva.
  • No permitas que el joven modifique el automóvil de manera sustantiva y hazle responsable de los daños que ocasiones al auto.
  • Contrata taxis seguros para la asistencia a fiestas nocturnas.
  • Si vas a comprar un auto para tu hijo o hija, pon especial atención en la seguridad que ofrece el automóvil.

“Para comprender la seguridad no hay que enfrentarse a ella, sino incorporarla a uno mismo.” Allan Watts (1915 – 1973), filósofo británico.

Fuentes:

  • Policía Federal/Blog
  • Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes
  • https://eldesarrollocognitivo.com/desarrollo-humano/etapa-de-la-juventud/
  • https://www.etapasdesarrollohumano.com/etapas/juventud/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *